Breve historiografía del espacio en la arquitectura moderna y el arte: las nuevas técnicas y materiales

Edición:
Décimo Octava Edición Diciembre 2018
Actualizado: Thursday, November 1, 2018 - 13:34
Addthis: 
Body: 

SECCIÓN: ARTÍCULO ARBITRADO

 

Breve historiografía del espacio en la arquitectura moderna y el arte:  las nuevas técnicas y materiales

MAURICIO DÍAZ VALDÉS

 

Resumen

Uno de los elementos más importantes de la arquitectura y el arte es el espacio. A través de este representamos las ideas, perspectivas, necesidades y avances tecnológicos de una época, poder entender el espacio brindará al artista y arquitecto un panorama más amplio de como poder diseñar el espacio. Conforme pasan los siglos diferentes teorías, estilos y necesidades cambian, pero un elemento que siempre es inherente a la arquitectura es el espacio. Durante el siglo XX se desarrollaron nuevas teorías, obras y conocimientos acerca de la creación del espacio, que van ligados a los avances y aportes de la tecnología, mismos que generaron nuevas obras que serían claves para desarrollar una nueva arquitectura. El espacio es un elemento intangible que vuelve tangible al diseño e ideas, representando la arquitectura de una época.

Palabras clave:

Materiales, espacio, diseño, tecnología

 

1. Breve historiografía del espacio

“Nuestro sentido del espacio y la

imaginación espacial da lugar a la

creación espacial; ellos buscan nuestra

satisfacción en el arte. Llamamos

a este arte arquitectura; en pocas

palabras, la arquitectura es la

creadora de espacios”

 

August Schmarsow

 

Actualmente existen diferentes teorías y perspectivas acerca del origen de la arquitectura moderna, muchos historiadores expresan que se basó en la dicotomía entre la forma de construir entre un siglo y otro; muchos la sitúan su origen en el siglo XVIII; pero una hipótesis que todos abordan, tanto historiadores, arquitectos y teóricos, es explicar que la arquitectura moderna tenía la meta de construir de manera diferente a los siglos pasados, buscando aprovechar todos los avances tecnológicos, materiales y nuevos conocimientos resultado de la Revolución Industrial; para poder enfrentar este reto fue necesario que diferentes diseñadores, artistas y arquitectos tuvieran la misma visión del devenir de la arquitectura, con la finalidad de desarrollar un nuevo pensamiento para dar origen a una nueva tradición.

El presente artículo busca ser un instrumento de exploración; que, a través de la historiografía, busca explorar el pensamiento y desarrollo de la arquitectura moderna, no solo a manera de historia; sino como explicación técnica, material y espacial. Para analizar como los materiales y la técnica innovaron el concepto del espacio y mostrar la relación que tienen el arte, los materiales y el espacio.

Es ilógico y muy atrevido afirmar que el espacio nunca había sido analizado e introducido al diseño y a la arquitectura; todo lo contrario que no se hablara del espacio solo significaba que existían muy pocas teorías y conocimientos que explicaran acerca de este elemento. A través de la evolución de la arquitectura ha cambiado la forma de construir, materiales, tendencias, estilos y formas de entender la arquitectura; pero el espacio siempre ha formado parte de la arquitectura. El espacio es inseparable de la arquitectura, el arquitecto diseña la arquitectura a través del espacio.

Es importante destacar que el espacio es un elemento del arte que, a partir del siglo XIX, diferentes historiadores y teóricos del arte buscaron interpretarlo en la arquitectura. El espacio como elemento del diseño en las vanguardias significó una gran aportación artística que daba una nueva visión a las artes, mostrando un nuevo origen y revalorización acerca de la historiografía que existía en ese momento. Esto significaría una nueva perspectiva acerca de la escultura, pintura y arquitectura, que buscaba dar una nueva explicación acerca de este elemento en las artes y explicar su relación con el diseño. 

Los estilos que surgieron a partir de la mitad del siglo XIX, fueron la clara evidencia de los nuevos lenguajes y conceptos que darían origen a la arquitectura moderna, generando nuevas percepciones y conceptos acerca del concepto del espacio en la arquitectura y el arte; las nuevas necesidades de la arquitectura serian resueltas a través de las innovaciones tecnológicas de la Revolución Industrial y del desarrollo de una nueva vida que era fruto del pensamiento positivista: orden y progreso. Surgieron obras que antes no existían; museos, estaciones de ferrocarril, hospitales, los cuales presentaban los nuevos materiales como el acero y el vidrio; esto se convertiría en el parteaguas acerca de los paradigmas constructivos del siglo pasado para formar parte de las premisas de la arquitectura moderna. 

Anterior al siglo XIX, no se hablaba acerca del espacio en la arquitectura, es un concepto completamente moderno, pero que ya se tomaba en cuenta desde épocas pasadas, su valor artístico y de diseño tiene mucha importancia desde siglos pasados, sin embargo, ningún tratado, textos o teorías que están relacionados a la arquitectura, a la escultura y a la pintura. Esto fue abordado por Alberti, utilizando el termino espacio, no como elemento estético ni del diseño, solamente pare expresar el vacío, con lo anterior entendemos que el espacio es termino completamente moderno que hasta hace poco fue relacionado con el diseño, la arquitectura y el arte. Analizando la literatura de la arquitectura moderna de autores como: Zevi y Giedion; explican que el espacio es el material intangible de la arquitectura, que debe de ser estudiado por el diseñador para poder explicar e interpretar de mejor manera la forma de diseñar el espacio.

A finales del siglo XIX, el concepto del espacio en las artes empezó a tener mayor importancia; el concepto en la arquitectura es relativamente reciente, gracias a diferentes historiadores del arte y la arquitectura como: August Schmarsow y Alöis Riegl. Ellos proponían a la arquitectura como el arte del espacio y al arte de dar forma al espacio. Esto sucedió debido a todos los cambios que estaban modificando al pensamiento, como la ilustración y la Revolución Industrial.

Anterior al siglo XX los teóricos y los tratadistas explicaban de manera poco detallada el concepto del espacio; la palabra existía y  cada ciencia, disciplina la utilizaba de diferente manera, este concepto era utilizado desde épocas anteriores en la arquitectura y las artes. Desde el tratado de Vitruvio en el siglo I a.c., no se habla acerca del termino espacio, pero que no lo expresara no significara que se tomara en cuenta, ya que se puede entender el concepto espacio dentro de otros conceptos que se utilizaban, como la distribución, correspondencia, disposición y estructura, estos términos actualmente forman parte del concepto espacio.

Fue hasta inicios del siglo XX que los historiadores del arte y los arquitectos empezaron a tomar conciencia y estudiar el espacio, ya que el estudiarlo podría desarrollar nuevas perspectivas al diseño, como lo explica Cornelis van de Ven, que el espacio era un elemento que pertenecía a la filosofía y las ciencias, pero no a la arquitectura. El espacio es un elemento que tiene fundamentos en las ciencias, la astronomía, las matemáticas, la lógica y la filosofía, siendo sinónimo de extensión y de precisión.

Es importante destacar que las artes y la arquitectura no tienen el mismo fin, la escultura y la pintura son disciplinas que son relacionadas pero no tienen el mismo fin, es este sentido el espacio se desarrolla bajo las mismas teorías pero se expresa de manera diferente; en la arquitectura se expresa a través del diseño.

2. August Schmarsow: el espacio como esencia de la arquitectura

El pensamiento de la mitad del siglo XIX buscaba una nueva arquitectura, se empezaba a profundizar acerca de nuevas teorías en la arquitectura y del devenir acerca de la arquitectura por la insatisfacción que se tenía; el pensamiento e ideales de una nueva arquitectura surgirían en Alemania. Durante la presentación en 1828 del libro alemán Heinrich Hübsch, In welchem Style sollen wir bauen? (¿En qué estilo debemos de construir?), expresaba sus teorías e ideales de lo que debería ser la arquitectura; expresando y analizando la búsqueda de la renovación estética y radical en la arquitectura; afirmando que el problema del estilo en la arquitectura no es retomar ideas, formas y cánones de siglos pasados, en la expresión de su arquitectura busca adentrar al diseñador y arquitecto en las nuevas técnicas y sistemas constructivos que están surgiendo. 

Sus teorías generarían diferentes aproximaciones de otros teóricos y arquitectos, como lo fue el arquitecto alemán Eduard Metzger en 1838, una década después de la ponencia de Hübsch; busca un nuevo carácter y estilo nacional en la arquitectura, es el primer arquitecto que habla acerca del potencial de los nuevos materiales, donde enfoca el futuro de la arquitectura en el hierro, en la que explica a través de su texto que era imposible crear un arte nuevo sin tener un material y técnica que desarrollara y estimulara el diseño, afirmando que: los estilos no se hacen, se desarrollan.

El primer arquitecto que se encargó de unir las palabras arquitectura y moderna fue el austriaco Otto Koloman Wagner, estas dos palabras eran el título de una de sus obras escritas; en las que expresaba sus ideas sobre el papel del arquitecto, el uso de los nuevos materiales, técnicas y nuevas formas de reflejar el hecho que la sociedad estaba cambiando; buscando genera una nueva arquitectura. Wagner explicaba, que se debía desarrollar la nueva arquitectura, que reflejara las nuevas tareas y puntos de vista que la humanidad estaba exigiendo, pidiendo un cambio y una nueva forma de diseñar, rompiendo con las formas que existían en ese momento. Promovía el uso de los nuevos materiales (concreto armado, acero y vidrio), que según él era la expresión honesta, de las nuevas formas de construir una nueva arquitectura.

Para el año de 1893 el historiador de arte alemán August Schmarsow, obtuvo el puesto de profesor en la Universidad de Leipzing, donde dio  un discurso que llevaba por nombre: la esencia de la creación arquitectónica, donde explicaba que la esencia de la arquitectura radicaba en el ensamblaje de la nuevas técnicas y los materiales: lo tectónico. Lo primordial en la arquitectura era buscar una concepción mucho más amplia a la que existía en ese momento; desarrollo su propia teoría del espacio que se basaba en el desarrollo del humano: nuestro sentido del espacio y nuestra imaginación espacial presionan hacia la creación espacial, buscan su satisfacción en el arte. Llamamos a este arte arquitectura; o, dicho de otra forma, la arquitectura es la creadora de espacios.

En sus inicios en la vida académica Schmarsow, criticaba de igual forma que Adolf Loos; el revestimiento de la arquitectura, explicando que era una vía falsa acerca del diseño, donde el arquitecto debía de entender y tratar de explicar de otra manera el espacio, pero como sería posible: a través de los nuevos materiales. Las nuevas técnicas constructivas y los innovadores materiales se encargaron de conducir nuevas teorías artísticas y de diseño, implementándolas en el arte y la arquitectura.

Debido al conflicto que existía con el “ornamento” en ese momento, la teoría de Schmarsow se centraba en el interior más que el exterior de las obras, proponiendo un diseño en el interior de la construcción. Dejando de lado el revestimiento, dándole importancia a la forma en la que se construye el nuevo espacio.

En el año de 1905 publica su libro: Los principios básicos de la ciencia del arte en la transición de la Antigüedad a la Edad Media, donde expresa un contrapunto importante entre las formas de construir de siglos anteriores con los avances tecnológicos que son producto de la revolución industrial; considerando el espacio como la esencia y producto del diseño generado a través de los materiales. Según Schmarsow, el diseño es un proceso que involucra la experiencia, la imaginación y la teoría, pero de igual forma explica que para diseñar el espacio debe entenderse la percepción material y la experiencia, mezclando el arte y la ciencia. Schmarsow defendía el desarrollo de la nueva arquitectura, donde el futuro residía en el desarrollo de la tecnología y de la máquina, esta idea fue retomada y llamo la atención de un diseñador y arquitecto alemán: Peter Behrens, en cuya oficina trabajarían tres arquitectos clave del movimiento moderno: Le Corbusier, Walter Gropius y Mies van der Rohe, las ideas de Behrens fueron cruciales para el desarrollo de estos arquitectos. A través de la amistad y de las lecturas de los textos de Schmarsow, Behrens buscaba entender y explicar el concepto del espacio en la arquitectura, creando formas geométricas y utilizando nuevos materiales y técnicas constructivas para desarrollar un nuevo espacio.

El espacio es un nuevo elemento que desarrolla en la arquitectura del siglo XIX, esto es consecuencia directa de los nuevos materiales y sistemas constructivos; mismos que produce una ruptura de los límites tradicionales entre los distintos componentes y espacios del edificio, pero también habla acerca de los límites entre el edificio y su entorno. Igualmente sería la causa de la desaparición de los lenguajes clásicos y el surgimiento de los nuevos estilos y vanguardias.

La idea y conceptos que dio Schmarsow acerca del espacio constituyen la esencia de la arquitectura y arte del movimiento moderno, su desarrollo se vio completamente ligado a las aportaciones de los historiadores del arte alemanes. A finales del siglo XIX, Schmarsow, proponía su tesis de que el espacio era el conductor y la esencia de la arquitectura, su teoría acerca del espacio vincularía el tiempo del universo, que generaría una gran aportación en el arte, la arquitectura y la ciencia. Estas teorías las abordarían y serían expuestas por el matemático ruso Nikolai Lobachevski y el físico Albert Einstein.

 

3. El método de interpretación del espacio en el Renacimiento: la perspectiva

El disegno procede del intelecto extrae

y elabora de muchas cosas el juicio universal,

semejante a una forma o verdadera idea (..)por

eso el disegno no solo sabe de la naturaleza,

sino también de los cuerpos de los edificios,

esculturas y pinturas. (…) Es así que, que el

disegno demuestra la perfección y la

excelencia de las artes y la ciencia del artista

 

Giorgio Vasari

 

 

Fue durante el Renacimiento hasta las últimas décadas del siglo XIX, que la perspectiva fue uno de los elementos más utilizados por los pintores y arquitectos esto para representar el espacio. Este elemento había mantenido su utilización al paso de los siglos, lo único que cambiaba era el cambio de técnicas, materiales y estilos, pero era el instrumento de excelencia de los pintores.

Imagen 1. Ilustración de Gianbattista Caporalis, 1536. Dando a entender el desarrollo de la perspectiva con el espacio

El entendimiento del espacio en las artes empezaba a desarrollarse, el espacio empezaba a formar parte de los elementos del diseño de cualquier artista; una de las partes que provoco esto fue la visión de estudiar de forma más profunda la relación de los objetos dentro de un espacio, descubriendo y dando origen a la perspectiva; que era un método técnico e intelectual del artista que significaba la representación exacta de los elementos para desarrollar la arquitectura o algún diseño. Paso del concepto medieval de la relación de los objetos con el todo; a una representación visual de los elementos donde mezclaba la geometría, proporciones y las matemáticas. Fue así que la perspectiva en el Renacimiento era un elemento técnico para entender el espacio a través de diferentes disciplinas.

[Cuadro de texto: Imagen 1. Ilustración de Gianbattista Caporalis, 1536. Dando a entender el desarrollo de la perspectiva con el espacio] Es así que pintor italiano Gianbattista Caporalis, en su edición de los Diez Libros de Vitruvio (1536), incluye la ilustración de un hombre observando el universo (imagen1), percibiendo y organizando la perspectiva como la construcción del espacio. En la ilustración se sitúa a los ojos como el medio de la organización del espacio, colocando al hombre en la tierra y analizando el espacio. Esto de igual forma parte importante del desarrollo de la ciencia gracias a las teorías de Copérnico y Ptolomeo, que habían brindado durante el siglo XV.

Durante el siglo XV la perspectiva fue el método de la interpretación del espacio, represento los términos tridimensionales para resolver el espacio a través de la capacidad intelectual del diseñador y artista. Pensar en perspectiva era un gran paso para el diseño, ya que se pasaba de dos dimensiones a las tres dimensiones.

Brunelleschi, fue uno de los pioneros e iniciadores de la perspectiva, es notable destacar que en sus comienzos fue un joyero y se dedicó a estudiar las lenguas antiguas, posterior llego a ser un arquitecto, escultor, pintor y matemático. Uno de las grandes aportaciones de Brunelleschi fue la construcción de la cúpula de la catedral de Florencia. Ubicada en el corazón de Florencia, se encuentra la catedral de Santa María del Fiore (1471 construcción de la cúpula), esta obra fue iniciada en el año 1296, fue construida por Arnolfo di Cambio (1240-1310), esta obra tendría un periodo de construcción de 170 años que durante varias generaciones se llevarían a cabo esta obra, Arnolfo murió antes de ver la catedral terminada, dentro del proyecto él quería que tuviera una cúpula, que durante varias décadas la catedral careció de este elemento estructural, fue hasta el año 1400 que llego un joven escultor y arquitecto que mostro una manera de solucionar esta cúpula conocido como; fue así que Filippo Brunelleschi, que además de cambiar el concepto del diseño se encargó de revolucionar el campo de la arquitectura.

A través de la innovación, la técnica y los materiales y basado por la forma de la construcción de los antiguos romanos, Brunelleschi tomo las ideas y conceptos del Panteón de Agripa, analizo cada detalle de esta obra para poder descifrar los secretos que tenía esta construcción. La cúpula seria el elemento más importante de la catedral en ese momento no existía técnica ni tecnología pudiera superar las dimensiones de esta cúpula; esta obra seria el reto de construcción más importante de Italia.

Por medio de la técnica, Brunelleschi construyó dos cúpulas, una dentro de la otra, la cúpula interior era para poder observar la imponencia de la altura y la externa tenía la función como estructura para proteger la cúpula interior de la lluvia, demostrando la majestuosidad de la obra. La cúpula tenía más de 35 millones de kilos, esta obra fue todo un reto para la arquitectura del renacimiento. Gracias a la técnica y los materiales se pudo llevar a cabo esta obra.

Uno de los decenios más importantes, donde existió grandes aportaciones al arte fue en el decenio de 1420 y 1430; Massacio era uno de los pintores más importantes del Renacimiento, más avanzado en técnica y uno de los más jóvenes, este periodo hubiera tenido mayores aportaciones en la pintura si no hubiera sido por su prematura muerte de 27 años, dejando inconclusa mucha de su obra y generando poco legado. La relación entre Massacio y Brunelleschi fue que Massacio alcanzara el espíritu de la época al igual que Brunelleschi que buscaban expresar el conocimiento de ese momento a través de sus obras. Un gran ejemplo de esto es el fresco de la Trinidad (1426-1428), realizado a los 25 años de edad en Sta. Maria Novella de Florencia.

 Este fresco tiene mucha fama por largo tiempo por la naturalidad con la que aparecen los retratos de los fundadores de la iglesia. Su gran aportación a la arquitectura es el desarrollo de la perspectiva, el punto de vista se encuentra situado muy bajo, de manera que la bóveda representa una nueva interpretación acerca del espacio. Es posible que Massacio hubiera tenido a Brunelleschi como maestro en sus estudios de la perspectiva. Era muy común que los pintores y escultores, frecuentaran a los arquitectos para poder desarrollar sus obras.

Es entonces entendido este concepto de la perspectiva como; la interpretación del espacio a través de la geometría y las matemáticas, formando parte de las teorías que darían origen al concepto del espacio de August Scharsow. El interés de esto factores en el Renacimiento era reflejo de la técnica y el entendimiento del entorno y el universo que estaba surgiendo en esta época. Se buscaba pasar de un entendimiento del espacio imaginario a un concepto que fuera sustentado por medio de la ciencia. Poniendo la razón y explicando el concepto con fundamentos teóricos.

 

4. Las nuevas posibilidades de la arquitectura moderna: los nuevos materiales

 

“La tarea que enfrentamos es la elucidación de

la teoría de la arquitectura, de sus materiales

mas importantes: espacio, estructura y envolvente.”

 

Nikolai Ladovsky

 

La Revolución Industrial dio grandes avances tecnológicos que influenciaron a la arquitectura, este cambio se dio por los avances científicos que fueron de la mano con la forma de pensar del siglo XVIII.  A través de la industrialización y adelantos industriales que se desarrollaron, en la mitad del siglo XIX, hace evidente que el arquitecto buscaba desarrollar una nueva arquitectura, ya que los estilos pasados ya están en declive por su poca vinculación con el pensamiento de esa época; el futuro de la arquitectura reside en el progreso y productos de la industrialización.

El resultado que significó el progreso y la modernidad de la Revolución Industrial significo la creación de nuevas técnicas y materiales de construcción que a mediados del siglo XVIII y durante el siglo XIX, desarrollaron nuevas formas de diseñar.

Si analizamos las obras anteriores al siglo XVIII observaremos que solo existían tres materiales para poder construir: madera, piedra y ladrillo. Estos eran los únicos materiales principales de la construcción, ya que no existían la tecnología ni conocimientos actuales acerca de los nuevos materiales. El surgimiento de estos nuevos materiales se dio debido al crecimiento industrial y demográfico que se estaba dando en la mitad del siglo XVIII, esto llevo a crear nuevas construcciones y el nuevo material que daría origen a estas obras seria el hierro. La evolución de la arquitectura va ligada con el desarrollo social, político y tecnológico de la época, el diseño se encarga de ligar estas necesidades y definirlas a través de la arquitectura.

El historiador estadounidense Henry-Russell Hitchcock quien se había encargado de estudiar a detalle la arquitectura del siglo XIX, explicaba que la arquitectura de hierro se había llevado a cabo en dos fases. Las obras que se habían desarrollado durante la primera mitad del siglo XIX, eran más funcionales; como ejemplo están los puentes y estaciones de tren de Inglaterra, haciendo énfasis de que Francia buscaba dar a conocer su nueva arquitectura, pero no llegaba al nivel de Inglaterra. A la mitad del siglo XIX, con el Crystal Palace las estructuras de hierro se empezarían a ocultar la estructura; esto porque se puso en duda su resistencia al fuego y el vidrio generaría un nuevo estilo que era crear una obra completamente transparente. El final de la segunda fase se dio con la Torre Eiffel, ya que posterior a esta obra entraría el concreto armado para desbancar al hierro y al acero, siendo concreto armado el material de preferencia en las décadas siguientes.

Durante las primeras décadas del siglo XIX la arquitectura empieza a incorporar nuevas técnicas y materiales al diseño, que fueron fruto de la Revolución Industrial; tales como el hierro, acero y vidrio. La aceptación de estos materiales se dio gracias a las nuevas necesidades que estaban surgiendo en este siglo, su integración al diseño se dio a prueba y error bajo márgenes de diseño que antes no existían, por lo anterior vale la pena preguntarnos ¿ cuáles eran la necesidades que demandaba la arquitectura durante el siglo XIX y que relación tenía con los materiales?; un gran ejemplo de las nuevas necesidades eran las estaciones de ferrocarril, un nuevo medio de comunicación surgía, esto demandaba nuevas formas y grandes espacios para poder albergar las necesidades del proyecto,  que serían resueltos a través del hierro y el vidrio.

Las nuevas posibilidades ayudaron a la construcción de los primeros rascacielos que surgieron para aprovechar los terrenos y obtener una mayor altura, las necesidades que exigía el diseño durante el siglo XIX, se encargaron de aprovechar todos los desarrollos tecnológicos y materiales para poder crear una nueva arquitectura.

La producción y necesidades que surgieron posterior a la Revolución Industrial fueron y dieron origen a nuevos materiales que serían una nueva herramienta para el diseñador, los efectos no solo de diseñar sino de pensar y de entender la arquitectura fueron tan profundos e impactantes para el ser humano, que actualmente siguen ejerciendo sobre nuestra forma de pensar y diseñar. La Revolución Industrial se encargó innovar y emplear nuevas técnicas y materiales, la producción en serie cambio el entender a la arquitectura.

Las formas y diseños que formaron las obras de la arquitectura moderna, fueron influenciados por nuevos materiales, tecnologías y técnicas que; gracias a ellas, se pudieron crear y construir. Gracias al hierro, acero y vidrio, las obras del siglo XX se vieron beneficiadas para poder dar una mayor espacialidad y forma de construir, a través de la difusión de estas obras en las revistas, periódicos y cine, el mundo se encargaba de conocer los nuevos potenciales que tenían estos materiales y gracias a los avances tecnológicos de la Revolución Industrial.

Los materiales protagonistas serán en primera instancia el hierro, y luego se incorporarán el cristal y el acero cuya evolución técnica iba en paralelo con el desarrollo de la industria. Los arquitectos, sin embargo, salvo excepciones, se mantenían bastante al margen de las innovaciones tecnológicas y seguían básicamente enfrascados en fórmulas académicas con distintos grados de historicismo y eclecticismo.

Estos materiales se encargaron de dar forma y contribuir a la arquitectura moderna, a través de procesos que no tenían ninguna afinidad con la arquitectura, gracias a la creatividad e ingenio de los diseñadores; dando origen a una nueva tradición y paradigmas gracias a los materiales.

Los materiales tienen gran influencia dentro del diseño y la arquitectura, el concreto, acero y vidrio son materiales que representan el progreso dentro de la arquitectura moderna, anteriormente no tenían la importancia que tienen actualmente, los materiales representan el futuro de la arquitectura. A través de la tecnología, conocimientos y técnica, los nuevos materiales dan nuevas posibilidades al diseñador.

La industrialización se encargó de producir no solo nuevas formas de diseñar, sino también una nueva forma de diseñar la arquitectura. Por su parte la industria y la maquina no solo eran un invento, era la muestra del ingenio produciendo un proceso de industrialización introduciendo la producción en cantidades mayores, la repetición y la unidad. La producción seria en serie de elementos y productos de la construcción, ingeniería y esto daría origen a la prefabricación de piezas y partes de la arquitectura. Con estas innovaciones se empieza a plantear nuevas necesidades y formas de diseñar con nuevos materiales como el hierro, que daría origen a grandes espacios como estaciones ferroviarias, naves industriales, fabricas, mercados y muelles.

 

El vidrio

Para inicios del siglo XX, las aportaciones técnicas y tecnologías que existían acerca de este material dio un cambio muy significativo para la arquitectura, otorgando una nueva herramienta para poder dar cerramiento a un edificio; gracias a las teorías y aportaciones de Paul Scherrbart y Bruno Taut; dieron origen a nuevas expresiones en la arquitectura.

El vidrio de color destruye el odio, afirmaba Bruno Taut, esta frase podría leerse en el pabellón de vidrio en la Exposición de la Werkbund celebrada en Colonia en 1914. Dicho pabellón había sido proyectado por Bruno Taut, contenía una forma poligonal con pilares de concreto armado, recubiertos de ladrillo de vidrio y cubiertos por una cúpula de cristal: era un edificio de la industria del vidrio. Esta obra llamo la atención de muchos críticos y arquitectos; pero pronto sería considerado como la nueva tendencia expresionista en la arquitectura alemana.

Las primeras apariciones del vidrio son muy inciertas, pero se podría situar la producción artesanal de este material con el descubrimiento del fuego, ya que le dio acceso al ser humano a conocer las altar temperaturas generaras por el fuego, uno de sus orígenes según Plinio el Viejo, habla acerca del descubrimiento casual por los navegantes fenicios, al realizar las fogatas cerca de las orillas de las playas, encontraban que formaba residuos vítreos, que era formado gracias al natrón. Los mercaderes se encargaban de vender este material a las orillas del rio Nilo, ya que no existían piedras para poder colocar sus utensilios para poder sostener sus ollas y utilizaron algunas piezas de natrón. Se ponían a calentar sus alimentos y dejaban las piedras de natrón durante toda la noche, al amanecer y gracias a la combustión que se había llevado a cabo, se producía un material duro y brillante, estos fueron los primeros inicios del vidrio.

Durante el siglo XVII la industria del vidrio empezaba a generar sus primeras aportaciones produciendo talleres y hornos por varias partes del mundo, en el año de 1609 se estableció la primera fábrica de vidrio en América, en el estado de Virginia. Este siglo se caracterizó por la innovación de las técnicas que ayudarían a la mejora de este material, procesos tecnológicos y de fabricación, como el que se produjo en Inglaterra en 1611 donde se empezó a utilizar el carbón como material para los hornos, esta innovación tecnológica se dio debido a que la reina Isabel I, prohibió el empleo de la madera como combustible debido a que la Armada Inglesa necesitaba mayor cantidad de madera para poder construir sus barcos.

Anterior al siglo XIX muchos talleres desarrollaron nuevas técnicas para el desarrollo del vidrio pero sin ninguna relaciona  a la arquitectura (solo se desarrollaron vitrales y espejos durante el Barroco), su aportación era completamente mínima al diseño; fue hasta la Revolución Industrial que creo la producción de mayores cantidades y dimensiones del vidrio, obligando a crear nuevos hornos y de mayor tamaño; esto genero una nueva técnica que fue la producción mecánica de botellas de vidrios; por su parte la invención de la lámpara incandescente  que fue creada por el inventor estadounidense Thomas Alva Edison, motivo a la creación y comercialización de grandes cantidades de las lámparas que se inició en Nueva York en 1870.

La unión entre el hierro y el vidrio producían nuevas soluciones para el diseño en el siglo XIX, la conjunción de estos materiales se dio en Francia gracias al francés de Pierre-François-Léonard Fontaine, junto a su colega el arquitecto francés Charles Percier, que desarrollaron el Estilo Imperio. A pesar de estar muy familiarizados con la arquitectura del neoclásico; se encargaron de construir una cubierta de vidrio de la Galerie d´Orléans (1829), que formaba parte del Palais Royal de Paris. Esta fue la primera galería que contaba en tener una bóveda de cañón acristalada. La innovación de esta cubierta era, que gracias a los materiales de prefabricación garantizaba la rapidez de su fabricación y montaje; también poder abarcar grandes espacios permitiendo una menor saturación de elementos estructurales; esto significo la implementación de los nuevos sistemas estructurales que eran resultado de la Revolución Industrial. Sin duda alguna el vidrio es uno de los materiales que más se aprovecharon en la arquitectura moderna, dando la posibilidad de dar mayor luz al interior y de igual forma usarlo de forma más dinámica en las fachadas; la relación entre el vidrio y la arquitectura es una de las premisas de la arquitectura moderna; la incorporación de nuevos materiales.

Gracias a la posibilidad tecnológica del desarrollo de láminas de mayores dimensiones que se dieron posterior a la Revolución Industrial, se desarrollara una arquitectura de vidrio, recubriendo las fachadas estos usos anteriormente nunca se habían desarrollado; ya que no existía la maquinaria necesaria.

El hierro

Este mineral se encuentra presente en casi toda la totalidad de la corteza terrestre con un aproximado del 6 % del total de minerales y metales de la corteza, sus primeros usos no tenían que ver directamente con la arquitectura o con la construcción, sus fines eran completamente ligados a las guerras y utensilios del hogar esto debido a que no existían los procesos actuales para poder procesar grandes cantidades de hierro y su producción era de forma manual y artesanal. La pieza de hierro con la que se cuenta detalles historiográficos fue de hace más de 4 mil años, esta referencia se encuentra en el Capítulo IV del libro del Génesis que menciona a Tubal-Caín: ese es el que forja toda clase de herramientas de cobre y hierro, estas piezas se encontraron en las orillas del Nilo y rebasan los 3 mil años. Fue aproximadamente para la época del reinado de Ramses II en Egipto, que se empezó a utilizar este metal para construir armas, llantas de ruedas, puntas de flecha y anillos.

Durante la antigüedad su uso fue de forma mínima y eventual, los griegos y los romanos preferían el cobre por su resistencia al oxido en los exteriores, fue hasta el siglo XVII durante el gótico que se encuentra como material complementario de detalles arquitectónicos como trabes de madera y pisos, donde el hierro servía como herraje y clavos para unir las piezas. Durante el Renacimiento no se puede observar la utilización de este material en las obras, tratadistas como León Battista Alberti, recomienda materiales que se puedan utilizar en su estado natural y no aquellos que sean preparados por las manos del hombre.

El florentino Miguel Ángel utilizo el hierro como cinturones para poder trabar la cúpula de San Pedro (1546) tenían una función únicamente para sostener el empuje de las cargas. Su uso fue muy limitado en épocas anteriores al siglo XIX, no solo por su poca resistencia a la intemperie, también porque no se podría obtener en grandes cantidades y su obtención era en forma artesanal.

Por su parte el hierro fundido se puede observar son las columnas que sostienen las campanas de las cocinas del Monasterio de Santa María de Alcobaza (1752) en Portugal. Todos los usos que se tenía del hierro eran para ornamento o detalles, no se utilizaba el material para algún uso estructural.

El hierro era un material que empezaba a fabricarse de forma industrial, tenía como ventajas que era mucho más barato que la piedra, podría soportar fuertes temperaturas, resistente al fuego, pero sobre todo una de sus grandes aportaciones era que permitía la construcción de espacios mucho más amplios y podrían iluminarse mediante el vidrio.

Conforme se iba desarrollando la industria siderúrgica de Inglaterra; más que en otros países, debido al alto consumo de recursos naturales (madera y carbón), se empezó a utilizar coque, que, gracias a su poder calorífico, podría facilitar de mejor manera la fusión del hierro con esto se daría inicio a la producción del hierro en mayores cantidades.

Debemos situar a Inglaterra como el país donde se generó la Revolución Industrial, esto sucedió con la finalidad de pasar de la producción artesanal a la producción industrializada, países como Francia y Alemania. Uno de los grandes usos de la técnica y el hierro surgió en 1777, se construyó el puente de Coalbrookdale en Inglaterra, diseñando así el primer puente de hierro, influenciado por la técnica y la tecnología. A través del hierro fundido, un nuevo diseño y el cálculo de los nuevos materiales, fue posible construir esta obra que daría origen a una forma de desarrollar la arquitectura

Fue el primer puente de este material con una longitud de 60 metros, mediante 5 arcos de hierro fundido semicirculares que se encargan de soportar una plataforma de hierro que tiene 7 metros de ancho, este puente es apoyado sobre cimientos y piedra; con un total de 850 piezas de fundición con un peso aproximado de 380 toneladas. La técnica se puede ver reflejada en esta obra, el hierro dio origen a la nueva producción de nuevas obras en la arquitectura, actualmente es patrimonio arquitectónico debido a que hizo grandes contribuciones y aportaciones a la industria del hierro y del acero, esta obra es la muestra clara del pensamiento innovador que buscaba aplicar nuevas técnicas y materiales a la arquitectura y es el fiel testigo de los avances que tenía la industria y la ingeniería en el siglo XVIII.

Este puente representa uno de los experimentos que tenía el hierro como elemento de la estructura, consta de un solo arco con una distancia de 31 metros y una altura de 14 metros, el arco tiene forma de un semicírculo, este arco fue construido en los talleres del ingeniero ingles Abraham Darby; esta obra denota dos ideas muy importantes la primera fue que dio origen a una nueva técnica de construcción y la otra fue que los talleres de Darby serían precursores para el inicio de la Revolución Industrial.

El legado que dejo Darby fue el dejar los conocimientos en emprender una nueva forma de producir hierro de formas que antes nunca se habían producido, ya que el método que había producido para el fundido del hierro, proporciono las teorías y suministros necesarios para que estos se llevaran a cabo. El hierro fabricado en sus hornos era usado para máquinas de vapor, estaciones de trenes, ferrocarriles y puentes, su aporte fue que la fundición jamás había sido capaz de responder ante la gran cantidad que en ese momento exigía la industria.

Desde que el hierro empezó a ser producido de forma industrial y a mayores cantidades, esto comenzó a dar una nueva forma de aplicar este material, pero para poder desarrollar más productos de este material era necesario el conocer su sistema molecular, para poder producir y entender de mejor forma este material. Anterior al siglo XVIII se tenía la menor idea acerca de las propiedades de este material y mucho menos sus conocimientos para poder aplicar este material en la construcción.

La primera estructura de hierro que está a la vista fue para la Biblioteca de Sainte Genevieve (1843-1849) en Paris, posteriormente construiría la Biblioteca Nacional(1845-1850) construida por el arquitecto francés Henri Labrouste. Dentro de la Biblioteca de Sainte Genevieve, se puede observar el uso del hierro como gran aportación al diseño, usando una bóveda de cañón de forma convencional y muy ornamentada, pero mostraba la introducción del hierro a la arquitectura, con fines estructurales y decorativos.

El acero

Básicamente este material se compone de una aleación de hierro y carbono, a la que se le añaden pequeñas cantidades de otros componentes esto con la finalidad de poder mejorar sus cualidades. Pero para que pueda ser considerado acero y no fundición (que también es una aleación de hierro y carbono), dicha aleación no debe contener más del 2% de carbono.

La historia del acero es muy similar a la del hierro, fue utilizado para la fabricación de herramientas, armas, utensilios y joyería a partir del siglo XII, la primera obtención del hierro se dio en China en el año 550 a.c. En la Edad Media y hasta finales del siglo XIX muchos países europeos se encargaban de utilizar el proceso siderúrgico llamado Farga catalana. El proceso de fabricación del acero comienza con la extracción del mineral del hierro de la corteza y yacimientos, es raro encontrar el hierro de manera pura y natural ya que siempre se encuentra a partir de numerosos minerales en los que se encuentran la hematites, magnetita, siderita y la pirita. El acero se puede obtener a partir del hierro y muchos de los óxidos con impurezas, para poder obtener el hierro en estado elemental, en altos hornos los óxidos se reducen con carbono y posteriormente el mineral que es restante es sometido a un proceso en donde se refina para poder eliminar las impurezas.

La resistencia que tiene el acero dio origen a los primeros rascacielos en Chicago, el primer edificio que se construyó con este material estuvo a cargo del arquitecto estadounidense William Le Baron Jenney, el Home Insurance Building, los grandes espacios que se tenía en esta obra era el reflejo del potencia del acero, su sistema estructural era un esqueleto de acero en cual podría ganar mucho mayor espacio al interior del edificio gracias a las distancias entre columnas y ganando mayor altura entre piso y piso.

En el año de 1855 el ingeniero ingles Henry Bessemer patento un proceso simple pero que marcaría la evolución de este material que lleva como nombre el proceso Bessemer, esto beneficiaria a la industria de la construcción de los primeros rascacielos; inventando un convertidor que transforma el hierro en acero esto a través de la regulación de la cantidad de carbono. Besemer, logró convencer a los grandes empresarios de la industria del hierro para aplicar su proceso dentro de sus industrias. Las inversiones que se hicieron a las diferentes industrias fueron un fracasó aún faltaba mucho para poder producir el acero en un estado más puro, esto significó pérdidas de recursos financieros que Bessemer se vio obligado a pagar a los empresarios; pero esto no significó el fin de sus aportaciones. Le costó mucho observar y analizar que el arrabio que él había utilizado en los experimentos de su laboratorio era distinto de las fundiciones inglesas. De manera poco estudiada, Bessemer había utilizado arrabio de bajo contenido de fósforo que era muy diferente al arrabio que era producido en Inglaterra. 

Bessemer se encargó de financiar su propia empresa en Sheffield, pagando todas las deudas que le debía a los inversionistas y logró la producción de una tonelada en menos de un año; esto significó grandes ganancias económicas, pero por otra parte significó que los empresarios ingleses no volverían a confiar en él debido a su mala reputación que había obtenido.

Durante varios años Inglaterra había sido el productor mundial de este material, pero fue durante el siglo XIX. En 1890 Estados Unidos le quito el papel del mayor productor de acero del mundo y fue hasta el año de 1972 que la entonces Unión Soviética le quitó su lugar.

El acero presenta dos grandes inconvenientes: su poca resistencia al fuego y su corrosión a través del óxido, para poder resolver este último se tiene que poner una aleación entre hierro y cromo para poder crear el acero inoxidable o por un proceso de galvanización para poder cubrir el acero de la intemperie. Por su parte la resistencia al fuego se soluciona integrando el acero directamente a las fachadas o al concreto y se usan recubrimientos para poder retardar el fuego.

La introducción de estos materiales a la arquitectura moderna, fue un gran avance para las nuevas obras; el hierro, acero y vidrio no son materiales nuevos; fue gracias a las aportaciones de la Revolución Industrial que se desarrollaron nuevas técnicas y procesos para poder implementarlos en la arquitectura. Estos materiales son un claro ejemplo del pensamiento del progreso que se buscaba en el siglo XVIII: el pensamiento positivista. Que tenía la finalidad de orden y progreso como fin, es importante destacar que la arquitectura refleja el pensamiento de cada época durante el siglo XIX y XX; los materiales tuvieron un papel muy importante, realizando muchas aportaciones a la arquitectura. Pero de igual forma se entendió una nueva perspectiva acerca de la teoría del espacio; no solo buscando entender este concepto sino desarrollando nuevas teorías.

 

5. Conclusiones 

El diseñar la arquitectura conlleva cierto conocimiento, aptitudes y habilidades de parte del diseñador; cada época demanda una nueva forma de diseñar la arquitectura, tomando en cuenta las necesidades de la sociedad el diseñador deberá de plasmarlas a través del espacio. Gracias a los nuevos materiales, técnicas y conocimientos que se generan actualmente brindan al diseñador nuevas formas de desarrollar el espacio.

Es así que el diseño arquitectónico es entendido como la forma de interpretar el espacio, siendo el diseño el proceso intelectual que extrae el conocimiento y habilidades del diseñador para encargarse de crear una forma a través de una idea. El espacio forma parte del diseño arquitectónico gracias a las diferentes teorías y conocimientos que se desarrollaron durante el siglo XIX, fruto de las aportaciones de diferentes historiadores del arte y arquitectos; genero una nueva forma de entender el diseño arquitectónico.

El arquitecto y diseñador podrán definir de mejor manera el espacio si utiliza nuevas técnicas y materiales, que preceden de las necesidades de cada época. Durante un siglo podremos observar las necesidades de cada época y como estas fueron traducidas a través del espacio, gracias a las técnicas y los materiales fueron como se pudieron producir. Es importante destacar que el espacio y los materiales están ligados ya que uno depende del otro, trabajando de forma similar y definiendo el concepto del espacio de cada época.

Ejemplos existen demasiados, por mencionar algunos como el Coliseo Romano y el Panteón de Roma que fue gracias al opus carmenticium (cemento), que generaron nuevos espacios y mezclaban una función que era resuelta a través del material. Otro claro ejemplo fue el Crystal Palace fue construido en el año de 1851 por Joseph Paxton para la primera Exposición Universal, ganando el concurso donde se presentaron un total de 245 proyectos pero ninguna fue seleccionada debido a su poca viabilidad y no cumplían con lo que se buscaba; esto llevo a que los organizadores solicitaron el apoyo de ingenieros y constructores de la ciudad para poder desarrollar una obra que fuera construida de forma rápida y con montaje simple y que su construcción fuera rápida, ya que el tiempo era su gran enemigo. Esta obra se concluyó en un periodo de 9 meses.

El espacio siempre ha formado parte del arte y de la arquitectura solo que cada disciplina lo interpreta de diferente manera, la importancia de este elemento en el arte es destacar el diseño de una obra para poder enviar un mensaje; la similitud del arte con la arquitectura es que en ambos es el medio de expresión del diseñador y arquitecto buscan plasmar sus ideas pode medio de un elemento intangible: el espacio.

 

Referencias

  • Sigfried Giedion. ( 2009). Espacio, tiempo y arquitectura: Origen y desarrollo de una nueva tradición. Barcelona: Reverté.
  • Heinrich Hübsch. (1992). In what Style Should We Build?. Estados Unidos: The Getty center publication programs.
  • Marco Vitruvio . (1997). Los diez libros de arquitectura. Barcelona: Alianza Forma.
  • Leon Battista. (1992). De Re Aedificatoria. Barcelona: Akal.
  • Wladislaw Tatarkiewicz. (2001). Historia de seis ideas: arte, belleza, forma, creatividad, mímesis, experiencia y estética. Madrid: Colección metrópolis.
  • Ignasi de Solá-Morales & Josep M. Montaner. (2000). Introducción a la arquitectura. Conceptos fundamentales. Barcelona: UPC.
  • Bruno Zevi. (1981). Saber ver la arquitectura. Barcelona: Poseidón.

 

MAURICIO DÍAZ VALDÉS

Educación

Maestría en Arquitectura, en el campo de conocimiento de Diseño Arquitectónico

UNAM – 2016-2018 (titulación en trámite)

Obtención del grado de maestro con la tesis: La historiografía de la innovación del espacio en la arquitectura moderna.

Estancia en Montreal, Canadá para aprender francés.

Académie Linguistique Internationale, ALI  - 2014

Licenciado en Arquitectura

Universidad Latinoamericana - 2009-2013

 

Experiencia laboral

                Director general de Diseño e innovación Acier S.A. de C.V.  -  Junio 2012 – actualidad

Empresa dedicada al diseño y fabricación de fachadas, estructuras, barandales y cancelería en acero y vidrio templado, encargada de producir productos con la finalidad de mostrar la innovación de los materiales.

 

Cursos, ponencias y diplomados

-Seminario XI Nacional XI Do.Co.mo.mo. México. Arquitectura y equipamiento: discursos modernos del estado.

Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM – Junio 2018

            -Curso de arquitectura, teoría y proceso de diseño de Andrea Palladio

            UNAM, Abril – Junio 2018

-Ponencia: el desarrollo del espacio en la arquitectura moderna. La implementación del acero y el vidrio.

FES Acatlan. UNAM – Abril 2018

-Ponencia: El desarrollo del patrimonio moderno en México. El desarrollo del patrimonio nacional a través e los materiales

UAG, Campus Tabasco- Marzo 2018

-Ponencia: El desarrollo del patrimonio moderno en México. El desarrollo del patrimonio nacional a través de los materiales

Universidad Anáhuac, Campus Norte- Octubre 2017

-Curso: Magistral Mecánica de las estructuras históricas: el enfoque del equilibrio

Facultad de Arquitectura, UNAM – Abril 2017

-Seminario Nacional X Do.Co. mo. Mo. México: La casa mexicana: continuidad y cambio

Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM – Marzo 2017

-Seminario segundo coloquio de arquitectura y urbanismo “la arquitectura y otras artes”

Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM – Marzo 2017

-Diplomado: Historia del arte y la cultura contemporánea

Instituto Cultural Helénico A.C. – Febrero a Junio 2017

Organizador del Seminario el devenir de la Arquitectura

 

Objetivo:

Organizar, explicar y proponer los problemas y conocimientos que están modificando la arquitectura en este siglo. Se busca vincular y reunir investigaciones y proyectos que sean resultados y fruto de investigaciones, que tienen como fin entender la problemática actual de la arquitectura. El seminario busca ser un medio de expresión para que estudiantes, investigadores y profesores expresen sus inquietudes.

Diferentes ciencias y disciplinas, tales como: historia, medicina, filosofía, tecnología y sociología; están generando nuevos conocimientos y teorías acerca de las necesidades actuales de la arquitectura, por lo anterior el arquitecto y diseñador debe estar más informado de las nuevas teorías y conocimientos de las diferentes ciencias y disciplinas.

Es evidente que cada época demanda una forma de diseñar arquitectura, se debe entender las problemáticas actuales y resolverlas a través del diseño; por lo anterior el seminario busca exponer y dar a conocer los conocimientos y perspectivas obtenidas; con la finalidad de poder vislumbrar el devenir de la arquitectura. Buscando juntar el conocimiento y teorías con una misma finalidad: ¿Cómo se diseñara la arquitectura en el siglo XXI?.

 

Participaciones:

La Universidad de Guanajuato, auditorio el Aljibe.  14 de Marzo 2018

Universidad Centro de Estudios Cortázar, 14 de Marzo 2018

Universidad de Celaya, 11 de Mayo 2018