Guy Pierre Tur, el arte como experiencia terapéutica

Edición:
Décimo Séptima Edición Diciembre 2017
Actualizado: Wednesday, December 20, 2017 - 13:12
Addthis: 
Body: 

CRÍTICA DE ARTE

¿El arte cura? Puede ser el inicio de una disertación amplia entre críticos, artistas y teóricos del arte. Sus raíces tal vez se encuentren en el movimiento dadaísta, donde el arte tuvo una función catártica entre el statu quo del arte de principios del siglo XX y el descontento social provocado –principalmente- por las guerras; posteriormente en el performance artístico de los sesenta cuando los artistas se revelaron en contra del consumismo masivo del día a día, como también del consumo en el mercado del arte, lo que detonó que los artistas hicieran uso de su propio cuerpo como medio para expresar lo que pensaban, finalmente fue una forma de ‘sacar’ y sentar postura en torno a las preocupaciones modernas y posmodernas, donde el aislamiento de los individuos ha sido una constante dentro de la voracidad del hombre por ‘tener más’ y en contra de los recursos naturales y humanos del planeta.

Si el arte cura, es un tema que podría ser visto desde la perspectiva antes descrita, como también haciendo la reflexión de si ‘hablar’ es terapéutico, entonces otras formas de expresión como las artísticas también lo son.

De tal manera que, observar las obras de Pierre Guy es como introducirse en un túnel del tiempo, con la diferencia que este túnel es la mente del artista, sus experiencias cotidianas, sus preocupaciones y formas de ver su propio universo. Eso y más podrían ser las obras - mándala del artista francés que este año cumple 35 años viviendo en México: Guy Pierre Tur.

El artista y psicólogo de la Gestalt, empezó a exponer desde 1976 en diversas partes de México y el mundo, como en el Gran Prix de Cannes, Francia; el Barclays Art Council en Londres; en la Bienal Latinoamericana de Arte en Buenos Aires; en el Poliforum Cultural Siqueiros, entre otros. Este año dentro del 45° Festival Internacional Cervantino, con motivo de Francia como país invitado presenta en el Museo Iconográfico del Quijote en Guanajuato capital la exposición titulada: “Mándala una experiencia terapéutica”.

Los mándalas o mandalas son dibujos complejos que por lo general se desarrollan en trayectorias circulares que sirven como apoyo a la meditación en el hinduismo y en el budismo. Sin embargo, en el trabajo de Guy Pierre Tur los mándalas denotan una introspección muy personal, son mundos oníricos dentro de cuadros o rombos, compuestos por elementos como: lunas, manos, siluetas, tipografías, nubes, laberintos, polvo de estrellas, constelaciones, luz, el tiempo, el movimiento; con un uso del color vibrante, puro pero que equilibra con matices oscuros, dorados y en plata; elementos que son alineados con todo tipo de simetrías: de traslación, de rotación, de dilatación, de identidad; con texturas geométricas, pictóricas, orgánicas y geométricas. En resumen, una locura de belleza bajo el signo de la figuración y del geometrismo.

Por lo que cabe hacer la reflexión sobre si estas formas de expresión son arte o solo son una forma de hacer catarsis, donde bien se podría ir a terapia psicológica o tal vez lo mismo resulte ponerse a hacer mándalas; la respuesta la tiene el espectador.