Las Escuelas Centenario, Dolores Hidalgo Guanajuato. La puesta en valor y la conciencia de la conservación

Edición:
Séptima Edicion Agosto 2009
Actualizado: Wednesday, September 10, 2014 - 10:00
Addthis: 
Body: 

 

 

{mos_fb_discuss:24}Una de las estrategias del Gobierno Federal para festejar el bicentenario de la Independencia de México ha sido apoyar proyectos en vías de reforzar el sentimiento de identidad mexicana.

A continuación presento una investigación como parte del equipo de un proyecto de restauración  del Arq. Tomás Trueba. Se trata de una puesta en valor, que hemos comenzado a trabajar con los habitantes de la ciudad de Dolores.

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE  LAS ESCUELAS CENTENARIO 

 

Durante el año de 1921, llegó a la Ciudad de Dolores Hidalgo, Guanajuato, el Sr.  Ignacio E. Lozano, director del periódico “La Prensa” de San Antonio, con la finalidad de realizar una serie de  reportajes para la celebración de la consumación del  centenario de la independencia.Imagen 1. Organización de la comunidad mexicana que vive en los EUA. El periódico indica algunas de las aportaciones.

Al llegar alpoblado se percata no sólo de las condiciones en las que éste se encontraba, sino de la falta de una escuela para niños, lo cual le parece inadmisible. Piensa que la cuna de la independencia de donde salieron las ideas libertadoras de una Nación, era imposible que no tuviera una escuela de donde salieran los nuevos forjadores de la verdad.

Con esta preocupación regresa al Paso Texas e inicia una campaña de promoción muy intensa, como lo podemos constatar en las noticias publicadas en los diarios de la época[1], en ellos convoca a la comunidad mexicana que ahí habitaba teniendo como resultado una respuesta sorprendente.

Miembros mexicanos de la comunidad norteamericana, norteamericanos de nacimiento, niños, adultos, de forma individual o en grupos, donaron diversas cantidades para construir una escuela, los donativos quedaban registrados en los diarios  antes, durante y posteriores a la fecha de construcción. (imagen 1)

Imagen 2. Con aportación de la comunidad mexicana en EUA, se logra la construcciòn de las escuelas Centenario en la ciudad de Dolores Hidalgo, Guanajuato.

Después de un tiempo de recolectar donativos logra juntar lo suficiente para poder  no sólo pagar el proyecto arquitectónico de las dos escuelas, una para niños y otra para niñas, sino juntar el dinero para dar arranque a las obras en la población de Dolores, se coloca la primera piedra el 16 de septiembre de 1921.[2] (imagen 2)

 

DESCRIPCIÓN DE LA ESCUELA

La Escuela Centenario consta de dos escuelas, una para niños (Miguel Hidalgo y Costilla) y una para niñas (Josefa Ortiz de Domínguez), se encuentran unidas por una zona común de administración y Auditorio. Rodea al conjunto un área con jardín, ocupando en su totalidad una manzana. El conjunto se encuentra a una cuadra del Jardín principal de la población.

El diseño arquitectónico y los materiales fueron traídos desde los Estados Unidos, con un estilo Art Decó muy temprano ya que el

Imagen 3. Detalle de Pórtico de entrada de la escuela de Niñas Josefa Ortiz de Domínguez. La escuela tiene características Art Decó.

proyecto es de 1921 y debemos ver en éste, elementos que nos recuerdan un ecléctico victoriano muy tardío, un funcionalismo presente en lo racional, así como en los sistemas constructivos y en tabique aparente de una excelente calidad. ( imagen 3)

 

El proyecto es descrito en su totalidad en uno de los muchos números dedicados a las escuelas Centenario que editó el Diario La Prensa del Paso Texas, incluso integra los planos y fachadas. Menciona las características de cada una de las Escuelas:

“2 salones para 1er año con capacidad para 50 alumnos cada uno.

2 salones para 1er año con capacidad de 40 alumnos cada uno.

2 salones para  2° año con capacidad de 40 alumnos.

1 salón para 3 er. año con capacidad de 40 alumnos.

1 salón para 4° año con capacidad de 32 alumnos.

1 salón para 5° y 6° año con capacidad de 32 alumnos.”[3]

El Diario continúa con la descripción del programa arquitectónico más adelante:

“Una sala para la Dirección y trece salones a saber:

1 para párvulos, con 32 asientos;

5 para primer año, con 40 asientos cada uno,

3 para 2° año con 40 asientos cada uno;

1 para 5° y6° año con 32 asientos,

1 para 4° año con 32 asientos.”[4]

De los accesorios, lámparas, baños y mobiliario comenta lo siguiente:

“Fuera de ésto las escuelas están diseñadas bajo un mismo modelo, y todo en ellas será idéntico; el mobiliario ha sido escogido para dotarlas, es de lo más moderno que se conoce, y hace juego, en gusto y calidad, con el aspecto y elegancia del conjunto….”[5]

Las puertas y ventanas  manufacturadas con un sistema de guillotina, dan al conjunto un juego de proporciones  agradables al conjunto.

Podemos afirmar que es un proyecto que cuenta con diseño integral, ya que hasta el más mínimo detalle fue planeado desde  San Antonio Texas, en los Estados Unidos de Norteamérica.

ANÁLISIS DE LA PROBLEMÁTICA

Con el tiempo, la población de Dolores Hidalgo, Guanajuato, siguió creciendo, y con ello su población estudiantil, actualmente existen más escuelas y las Escuelas Centenario siguen trabajando desde entonces.

Imagen 6. Módulo de servicios entre las dos escuelas que conservan el mismo estilo del edificio. En la foto derecha, un agregado sin proporción, altura y materiales se  construye junto al módulo original.Imagen 6. Módulo de servicios entre las dos escuelas que conservan el mismo estilo del edificio. En la foto derecha, un agregado sin proporción, altura y materiales se  construye junto al módulo original.

Este edificio ha empezado a ser insuficiente para los estudiantes a lo que da servicio actualmente en Dolores, generándose no sólo sobre-ocupación de los salones, sino la ocupación de la escuela en general, utiliza tres turnos escolares: vespertino, matutino  y nocturno. El sólo uso del inmueble por una poblacion

Imagen 4. Las bancas de la escuela colocadas en los salones y las bancas en estado de conservación deterioradas apiladas en el patio.

tan grande de estudiantes acelera su  destrucción.( imagen 6)

El espacio ha empezado a ser modificado por las autoridades de la escuela, gran parte del mobiliario ha sido sustituido. Se han cambiado partes

originales y el edificio cada día sufre deterioro por falta de mantenimiento o por intervenciones no apropiadas en el inmueble.

Las bancas hechas de madera con estructuras de hierro colado, diseñadas ergonómicamente hablando, actualmente se encuentran apiladas en uno de los patios. (imagen 4)

 

En la zona “jardinada” que rodea al inmueble, el panorama es el mismo, destrucción, descuido, falta de mantenimiento. Los postes de luz han sido retirados de sus lugares y abandonados en un extremo de éste. La fuente destruida y sin uso, los jardines sin cuidado y enormes extensiones para juego de fut bol.(imagen 7)

El INAH, no contempla la protección del inmueble, puesto que fue construido en la segunda década del siglo XX[6]. El Instituto sólo protege el patrimonio que por las fechas de construcción considera Histórico, este inmueble pertenece, según la legislación al patrimonio Artístico.

Una de las preocupaciones, es que la escuela se encuentra amenazada por la posibilidad de extenderse y construir más aulas y servicios, que deformarían totalmente el proyecto original. El auditorio actualmente funciona como aula, incluso, existen propuestas para ser demolido y ser sustituido por un estacionamiento.

Imagen 7. Comparativo de lámpara Art Decó que se colocaban en la periferia de la escuela. En la foto derecha: lámparas desarmadas apiladas en el patio.Imagen 7. Comparativo de lámpara Art Decó que se colocaban en la periferia de la escuela. En la foto derecha: lámparas desarmadas apiladas en el patio.

PROPUESTA DE INTERVENCIÓN

Es necesario hacer una reflexión sobre los valores de nuestro patrimonio monumental. La historia  a través del tiempo nos da muestra de la evolución en la producción artística y arquitectónica y en todos los tiempos son igualmente valiosos.

El Art Decó representa para México una fase muy interesante y de desarrollo de la modernidad de los años 20s y 30s, por lo que si actualmente el INAH no contempla este periodo histórico para su protección, si nos queda claro a nosotros, que son muestra de la arquitectura que debemos proteger.

Nuestra reflexión nos lleva a contemplar tres procesos de intervención:

1. La puesta en valor de un inmueble de estilo Art Decó

Esto implica un ejercicio de promoción de valores que tiene el edificio, a través de generar la información del estilo y de la forma como se originó especialmente ante las autoridades y la población.

El reconocimiento de una comunidad mexicana que vive en Estados Unidos y que preocupada, se organiza para construir la única escuela, en su tiempo, en la Cuna de la Independencia.

2. La realización del Proyecto de Restauración

La propuesta nos lleva a pensar en la posibilidad de desalojar la escuela de los estudiantes que actualmente la ocupan en todos sus turnos. Promover la reubicación de éstos  a otro plantel más adecuado.

La restauración de la Escuela Centenario cambiaría parte de su uso, ya que si bien no funcionará como escuela, seguirá promoviendo la educación con un uso que no la dañe. Se propone un proyecto de reciclaje que nos permita tener una CASA DE LA CULTURA, para lo cual, si tiene capacidad. Aprovechando los espacios originales. Se pretende recuperar el mobiliario interior y exterior así como todos sus componentes del diseño original.

El proyecto requiere de un soporte con la investigación histórica y reconstrucción de hechos, tomados de los diversos archivos en la Ciudad de San Antonio, Texas, Dolores Hidalgo, Guanajuato, así como los correspondientes al estado de Guanajuato.

3. Ejecución de la Obra

Una vez terminado el proyecto proponemos la ejecución de la obra y la adaptación de los nuevos espacios por personal especializado, como restauradores  e investigadores especialistas en el área y con experiencia en ese tipo de trabajos.

CONCLUSIÓN

La restauración nos permite seguir conservando los elementos arquitectónicos que son, a su vez, monumentos y que dan constancia de hechos históricos importantes en las ciudades.

El Patrimonio Artístico[7]de una ciudad también representa los cambios de la etapa “moderna” de México.  “En México; se considera a los primeros años de la década de los años treinta como la madurez plena del Art Decó, aunque hay magnificas obras realizadas antes y después. La aparición de este estilo europeo coincidió con el resurgimiento económico que planeó el régimen del presidente Calles... El Art Decó representó una posibilidad de arquitectura funcional y moderna, pero sin dejar de ser elegante.”[8]

La Escuela Centenario representa un caso extraordinario por ser un edificio arquitectónico que se distingue por su elegancia y manufactura excelente, es decir, no cualquier poblado podía tener un edificio Art Decó sobre todo en una zona tan alejada de la capital del país, como lo es Dolores Hidalgo y que además fuese una donación con las características antes mencionadas, es evidente, entonces que deba ser apreciado por sus habitantes.

Teóricamente hablando, Carlos Chanfón expone en sus Fundamentos Teóricos de la Restauración, la importancia de reconocer elementos vivos de la identidad de un lugar comenta, “Aquí se manifiesta la relación entre el problema de identidad y la restauración. Ésta garantiza la permanencia de las pruebas objetivas que despiertan y reafirman la convicción de continuidad y de igualdad a si mismo a través del tiempo, a pesar de los cambios inherentes a la evolución o transformación del grupo humano a lo largo de la historia.”[9]

Dolores Hidalgo es una población importante para el país, prueba de esto es el caso de la Escuela Centenario, donde una comunidad mexicana con mucho sentido de identidad y conmemorando los cien años de la Consumación de la Independencia celebra construyendo un inmueble no sólo útil sino muy significativo para la ciudad, a nosotros nos queda  respetar y cuidar esa herencia.

Indice de Citas

[1] La Prensa. Diario Popular e Independiente. Año VIII. , Dir. Ignacio e. Lozano. San Antonio, Texas. Del 29 septiembre 1921.

[2] La Prensa. Diario Popular e Independiente. Año VIII. , Dir. Ignacio e. Lozano. San Antonio, Texas. Del 16 septiembre 1921.. Aunque la placa de la escuela centenario nos indica como fecha de colocación el 27 de septiembre de l 921.

[3] La Prensa. Diario Popular e Independiente. Año VIII. , Dir. Ignacio e. Lozano. San Antonio, Texas. Del 29 septiembre 1921..

[4] La Prensa. Diario Popular e Independiente. Año VIII. , Dir. Ignacio e. Lozano. San Antonio, Texas. Del 29septiembre 1921..

[5] La Prensa. Diario Popular e Independiente. Año VIII. , Dir. Ignacio e. Lozano. San Antonio, Texas. Del 29septiembre 1921..

[6] Según clasificación que la Ley General del INAH para protección del Patrimonio, sólo es un monumento histórico si fué creado entre el periodo  S. XVI ,la llegada de los españoles y  una vez que termina el s. XIX. El inicio el s: XX representa el inicio del Patrimonio Artístico.

[7] Según clasificación que la Ley General del INAH para protección del Patrimonio, sólo es un monumento histórico si fué creado entre el periodo  S. XVI ,la llegada de los españoles y  una vez que termina el s. XIX. El inicio el s: XX representa el inicio del Patrimonio Artístico.

[8] Anaya Rodríguez, Edgar. “Herencia Decó : por los rumbos de la Villa”. En México en el tiempo. Revista de Historia y Conservación. Ano 3 . No.18, ed. México Desconocido. mayo – junio 1997 . 70 p.(p.36 y 37).

[9] Chanfón Olmos, Carlos. Fundamentos teóricos de la Restauración. Tesis de Grado. UNAM. México . 1983. 266 p.(p. 107)

 

LAS ESCUELAS CENTENARIO, DOLORES HIDALGO GUANAJUATO

La puesta en valor y la conciencia de la conservación

 

M. en Arq. Alma Pineda Almanza