Quinta Edición Junio 2008

    “Efecto líquido”. Isabel Téllez. Resumen Búsqueda de nuevas posibilidades en el proceso de captura de imágenes digitales obtenidas a partir de modelos tridimensionales, mediante el empleo de una herramienta diseñada para originales en dos dimensiones. Hoy en día, las múltiples formas de captura de imágenes, proporcionan gran versatilidad al trabajo del diseñador, del fotógrafo y en el de todas aquellas personas interesadas en el arte de la imagen digital. Por otro lado, debemos mencionar que actualmente un gran porcentaje de individuos cuenta en casa con una cámara reflex o digital, con un escáner o una cámara de video y todos sabemos el porqué, la trascendencia de la comunicación visual y la fascinación por las imágenes, aunque es claro que la mayoría de las personas tendemos a creer que los aparatos existentes en la actualidad, poseen un uso exclusivo y rígidamente señalado por sus fabricantes, además creemos que esto es inalterable, eliminando de antemano cualquier idea acerca de experimentar, investigar o crear con nuestros instrumentos. “En el mundo de los gráficos virtuales han cambiado muchas cosas, pero el ojo humano, así como lo que le maravilla, sigue siendo el mismo”.[1] Este aparente equilibrio con la máquina es muy frágil, ya que sólo hace falta un leve empujón o, simplemente, abrir los ojos y decir, que tienes muchas posibilidades si te despojas de los absurdos miedos, te liberas y te atreves a experimentar con las innovadoras herramientas que te brinda la tecnología. EL ESCÁNER Lo primero que debemos tomar en cuenta es que el tipo de escáner necesario en cada momento va a depender fundamentalmente de las características de la imagen que se desea capturar. La herramienta que ocupa nuestra atención es el escáner plano ya que debido a su bajo costo y funcionalidad permite una exploración extensa de sus posibilidades.   “Gravedad”. Isabel Téllez “Normalmente parecen un cruce extraño entre una fotocopiadora y una caja de embalaje de un ordenador (computadora)... La idea detrás de los escáneres planos es que puede colocar gráficos planos sobre una hoja de cristal, y un mecanismo de digitalización se mueve por debajo, emitiendo luz sobre el material para que la luz reflejada incida en los sensores de imagen”.[2] Por otro lado, constituye una herramienta de fácil empleo que realiza dos funciones: a) Lee la información de un original, ya sea fotografía, copia impresa, negativo o transparencia. b) La convierte en información digital con el tamaño de salida requerido y el espacio de color deseado, listo para la edición de la imagen. En el año 2000, la revista PC Actual publicó un artículo en el cual los laboratorios VNU LABS en Europa llevaron a cabo el análisis de las prestaciones de 13 escáneres disponibles en el mercado, a lo largo de su desarrollo el autor Jaime Cabañas, describe los componentes de un escáner de la siguiente manera: un escáner cuenta con una serie de dispositivos electrónicos que, al recibir impulsos luminosos, transmiten a la computadora la imagen que descansa sobre la superficie de digitalización; agrega además, que para realizar el proceso, cuenta con un tubo fluorescente que emite la luz necesaria y con una lente que realiza la misma función del cristalino en el ojo humano.[3] Estos componentes descansan sobre una barra colocada en sentido horizontal, la cual se desliza de forma vertical desde los inicios hasta el final de la página, en cada paso efectúa capturas del original. Este proceso genera una gran cantidad de datos, por lo que el escáner debe contar con un buffer de memoria que le permita almacenar temporalmente la información que transmitirá al PC.[4] “La parte que realiza la conversión de luz a electricidad en un escáner es el sensor digitalizador. Estos dispositivos están formados por una cantidad de celdas individuales que generan un impulso eléctrico más o menos potente, en función de la intensidad de la luz que incida sobre ellos. De este modo, la luz generada por el fluorescente rebota en el original, atraviesa la lente de reducción y, por último, llega hasta la celda donde es convertida en un impulso eléctrico”.[5] “Embozo”. Isabel Téllez     Por otro lado, Cabañas Hernández apunta que no debemos olvidar que la luz emitida por un escáner influye directamente en la calidad de las imágenes digitalizadas. Aspectos como la correcta intensidad de la luz, la estabilidad de la misma o la perfección del color blanco que obtienen, intervienen decisivamente en la uniformidad y precisión de los colores de las imágenes escaneadas. LA IMAGEN DIGITAL La imagen digital, bien sea generada por el ordenador o bien creada a través de algún instrumento de captura, tal como una cámara o un escáner, supone la traducción de los valores de luminosidad y color a un lenguaje que pueda entender el ordenador y los periféricos con él relacionados, esto es, un lenguaje digital.   “Perfección exánime”. Isabel Téllez. Las imágenes digitales se dividen en dos grandes grupos: Raster o vectoriales. En ellas la información de cada uno de los puntos se recoge en forma de ecuación mátemática. Su ventaja es que la calidad de la imagen no varía al modificar el tamaño. Mapa de bits o bitmap. Se construyen describiendo cada uno de los puntos que componen la imagen y llevan, información acerca de la posición absoluta y el color de cada uno de ellos. A diferencia de las imágenes vectoriales, la variación de tamaño supondrá modificaciones en la calidad, ya que el número de celdas que forman la imagen permanece invariable, por lo que un aumento del tamaño hace que el único recurso posible sea ampliar el tamaño de cada una de ellas. La digitalización abarca no sólo la captura de imágenes sino también de sonidos, lo cual nos permite apreciar el arte y la música en un nuevo contexto, gracias a la conversión de señales analógicas, sonoras y luminosas a partir de las diferentes herramientas que nos brindan las nuevas tecnologías, las cuales se encargan de convertir estas señales en diminutas indicaciones eléctricas que son decodificadas por el cerebro. En relación a la imagen digital Tim Daly reflexiona: “Las imágenes digitales son el resultado de convertir los datos analógicos en digitales mediante un proceso denominado muestreo. Una imagen digital es una matriz similar a un mosaico formado por una serie de elementos de imagen denominados píxels. Cada píxel es una combinación de valores de color y brillo en una posición determinada que se registra como valor discreto. Este número binario contiene las instrucciones necesarias para reproducir el píxel con un color y brillo determinados. Cuanto más alta sea la frecuencia del muestreo, mayor será la calidad de la imagen”.[6] Las señales analógicas provenientes de diversos originales, colocados sobre el cristal del escáner son iluminadas por la luz procedente de las bombillas instaladas en la unidad de escaneo y convertidas en código digital. “ Cuando la luz con distintos valores de brillo alcanza el sensor del dispositivo de carga acoplada (CCD), se generan diversas señales eléctricas. Estos voltajes se convierten en código digital por medio de un conversor de analógico a digital (ADC)”.[7]     Entre la gran diversidad de imágenes obtenidas mediante este proceso podríamos establecer una interesante división: “Alud”. Isabel Téllez. A. Fuentes bidimensionales. Por sus características no ofrecen mayor dificultad en su proceso de captura, sin embargo, poseen grandes posibilidades al ser trabajadas mediante programas especiales de edición de imágenes, entre ellas podemos mencionar: película, copias impresas, dibujos, fotografía, diapositivas, entre otras. B. Fuentes tridimensionales estáticas y en movimiento. Como su nombre lo indica poseen las tres dimensiones y perspectivas básicas, lo cual trae consigo una serie de problemas si es estática y se multiplican si la fuente tiene movimiento. Estos aspectos ponen a prueba la creatividad del investigador, por un lado, suele contar con un escáner plano, cuya tapa no puede realizar la función para la que fue diseñada debido a la naturaleza de las fuentes, esta situación trae como consecuencia la fabricación de herramientas que permitan la captura de este tipo de originales, éstas pueden variar sus características materiales y constructivas para obtener resultados inesperados e inquietantes. Para la obtención de una imagen de calidad, es necesario conocer las particularidades de la resolución en el ámbito digital. Si nos referimos al contexto fotográfico, hablamos generalmente de la nitidez de la lente o del tamaño de la emulsión. En este sentido, Martín Evening apunta: En el mundo digital la resolución se refiere al número de píxeles x pulgada: cuantos más puntos tenga una imagen, mejor será su capacidad de resolución. “Las imágenes digitales están compuestas de elementos de imagen llamados “píxeles”, y cada imagen digital contiene un número finito de estos bloques de información tonal”.[8] Tim Daly por su parte, señala que la resolución de una imagen digital, a diferencia de la resolución de un objetivo, no se refiere sólo al nivel de detalle visible, sino también al número de colores. Además explica los valores en que se expresa la calidad de las imágenes digitales: “Reflexión”. Isabel Téllez “La calidad de una imagen digital se expresa con dos valores independientes: el primero es el número de píxels, 640 x 480 píxels (o tamaño de píxels); y el segundo es el número de colores, color 24 bits, que también se denomina profundidad de color o bit. Las imágenes digitales son el resultado de una mezcla de un número finito de colores, y la profundidad de color se puede comparar con la paleta de un pintor, que tiene un determinado número de colores. Se pueden crear imágenes con diferentes tipos de paletas, que van desde las de blanco y negro (1 bit) a las de 16 millones de colores (24 bits)”.[9]   Después de haber escaneado una imagen con la resolución adecuada, se pueden ajustar y manipular los píxels,[10] de varias formas: modificando el color, eliminando áreas de píxels o uniendo dos matrices de píxels distintas para crear una imagen nueva, todo esto mediante el auxilio de un sofware especial para el tratamiento de imagen. Una vez obtenida la imagen deseada, se puede reproducir en pantalla, imprimir o filmar. Las posibilidades son infinitas, todo depende de nuestra disposición y esfuerzo por conocer y experimentar técnicas relacionadas con la captura de imágenes digitales mediante el uso del escaner plano. Estas técnicas pueden variar dependiendo de la creatividad e inquietud del usuario, sólo por mencionar algunas posibilidades, los originales podrían estar suspendidos mediante hilos en un soporte dentro de una habitación oscura teniendo como única fuente de luz la del escáner o emplear fuentes de iluminación adicionales, usar cajas de interior negro, blanco o de espejo que permitan escanear originales con movimiento, entre otras alternativas. Salir del encasillamiento impuesto por el fabricante estimulará la imaginación y ampliará el repertorio del diseñador, ilustrador y de aquellas personas interesadas en el arte digital.   BIBLIOGRAFÍA.   AICHER, Otl: Analógico y Digital. Barcelona: Gustavo Gili, 2001. ANG, Tom: La fotografía digital. Barcelona: Blume, 2001. ASHFORD, Janet – ODAM, John: El escáner. Edición 2001. Madrid: Anaya Multimedia, 2001. BLATNER, David – CHAVEZ, Conrad – FLEISHMAN, Glenn – ROTH, Steve: El escáner en el diseño gráfico. Madrid: Anaya Multimedia, 2004 CABAÑAS HERNÁNDEZ, Jaime: “Imágenes para Recortar”. En PC Actual. Noviembre 2000 DALY, Tim: Manual de fotografía digital. Barcelona: Evergreen, 2000. ECHEVERRÍA, Javier: Un mundo virtual. Barcelona: Debolsillo, 2000. EVENING, Martin: Photoshop 6 para fotógrafos. Madrid: Anaya Multimedia, 2001 FUENMAYOR, Elena: Ratón, ratón... Madrid: Gustavo Gili, 1996. KELBY, Scott: Manipula tus fotografías con Photoshop. Madrid: Edicionas Anaya Multimedia, 2004. MALLOL, Benito R. – MARTÍN, José Luis: Fotografía digital para todos. Madrid: Libro-Hobby-Club, 2004. MALLOL, Benito R. – MARTÍN, José Luis: Fotografía digital. Tratamiento fotográfico por ordenador. Madrid: Libro-Hobby-Club, 2003. WONG, Wucius – WONG, Benjamin: Diseño gráfico digital. Barcelona: Gustavo Gili, 2004.   [1] ASHFORD, Janet – ODAM, John: El escáner. Edición 2001. Madrid: Anaya Multimedia, 2001. [2] BLATNER, David – CHAVEZ, Conrad – FLEISHMAN, Glenn – ROTH, Steve: El escáner en el diseño gráfico. Madrid: Anaya Multimedia, 2004, p.52. [3] CABAÑAS HERNÁNDEZ, Jaime: “Imágenes para Recortar”. En: PC Actual. Noviembre 2000, p. 164. [4] Un buffer en informática un espacio de memoria, en el que se almacenan datos. [5] CABAÑAS HERNÁNDEZ, Jaime: “Imágenes... Op.cit., p.166. [6] DALY, Tim: Manual de fotografía digital. Barcelona: Evergreen, 2000, p. 32. [7] Ibidem. [8] EVENING, Martin: Photoshop 6 para fotógrafos. Madrid: Anaya Multimedia, 2001, p. 53. [9] DALY, Tim: Manual de fotografía... Op.cit., p. 33. [10] Los píxels son cuadrados y la cuadrícula formada por estas unidades se denomina mapa de bits. La mayoría de las imágenes digitales son cuadradas o rectangulares. La posición exacta de cada píxel en la cuadrícula se puede determinar mediante el eje horizontal X y el eje vertical Y, que especifican una dirección concreta para cada elemento de imagen. Veáse: Ibidem.

Pages